Una dieta suicida

Debemos no frecuentar tanto a este tipo de establecimientos, más verdura y menos grasas,  actividad física diaria. Esto se llama calidad de vida. Mejor que se afecten sus empresas que nuestra salud.

 

Una dieta suicida
Morgan Spurlock
Morgan Spurlock

En este documental Super Size Me, nos muestra como el cineasta Morgan Spurlock, llevaría a cabo un experimento en el cual se realizarían las tres comidas principales del día en la cadena alimenticia más conocida del mundo sobre todo en Estados Unidos, McDonalds.

En él, nos enseña cómo afecta esta “comida rápida “o “comida basura” a la salud de las personas y viendo como a este tipo de empresas en mi opinión solo les importa el dinero y no la salud.

Algo que destaca desde mi punto de vista es la desinformación de los establecimientos, los cuales no exponen los tipos de nutrientes y calorías que tienen cada alimento, y la indiferencia de las personas, que aun a sabiendas de la mayoría de problemas a la salud que causan (principalmente el sobrepeso) siguen frecuentando a menudo a comer en estas cadenas.

¿Y por qué la gente sigue yendo ahí, aun sabiendo sus consecuencias?

Es muy fácil, comida rápida, sabrosa y barata. Este tipo de cadenas edulcora las comidas con más azucares, adictivos y grasas, para que se vean apetitosas, aun a sabiendas de la gran cantidad de grasas y calorías que tienen, al ser tan baratas la gente frecuenta más este tipo de establecimientos. Por lo que puedo asumir, que un lema muy apropiado seria “más barata, menos saludable”.

Pues bien, no solo va la gente adulta o adolescentes atraídos por los precios, sino también por el contenido en las redes sociales, ya que en los últimos años se han hecho virales los típicos videos de comer hasta reventar, pero también atraen a los infantes con los juguetes, fiestas, globos y atracciones que suelen tener las propias cadenas. La mejor manera de atracción es el muy conocido wifi gratis, es como una trampa para todo tipo de personas no solo hambrientas, por ejemplo, una persona que está cansada de andar o comprar y quiera sentarse un poco, ve un establecimiento el cual tiene wifi gratis, ni se lo piensa, pero…, no puede estar ahí sentado sin consumir, aunque sea una bebida, sea por las normas del establecimiento o por conciencia, caen en la ‘trampa’ y piden algo. Aparte, de que se han instalado tomas de corriente haciendo que las personas no se preocupen por la carga de su móvil y se queden más tiempo.

El sobrepeso es una de las enfermedades ‘provocadas’ por la alimentación en estos establecimientos, ya sea infantil o adulta, el cual es una enfermedad que afecta tanto físicamente como psicológicamente, produciendo desde diabetes tipo 2 y enfermedades al hígado y vesícula, hasta depresión y mareos. Pero su peor síntoma es la adicción (en su mayoría destaca la mezcla de azúcar y grasa) igualmente de malo que la droga, cuando llevas tiempo consumiéndola. El no poder saciar ese apetito cuando llevas tiempo sin catarlo, te producen nerviosismo, etc... Esta adicción en otras palabras, es mortal.

¿Por qué no hacen nada, porque la gente no denuncia?

Te peguntaras, y déjame decirte que mucha gente denuncia, mucha gente intenta concienciar, pero estas empresas tienen muchas influencias tanto políticas como legales, con los mejores abogados, se encargan que no hay nada absolutamente en contra la firma, por lo que les lleva a negarlo todo, justificándose y convenciendo al Estado decretar ciertas leyes que les beneficie. Simplemente, los manipulan.

Pero la mala comida grasienta no acaba ahí, sino que se extiende hacia los comedores de los colegios e institutos, dándoles a menores (los cuales somos los que necesitamos más nutrientes positivos para nuestro crecimiento) grasas y aditivos, saliéndoles más barato comprar este tipo de comida rápida. Desde mi punto de vista anteponen la educación a la salud y esto es imperdonable, porque afecta al desarrollo y crecimiento de los menores.

Por otro lado, el normalizar como algo bueno a las personas con sobrepeso está mal, porque es una alimentar una enfermedad, igualmente que ayudar a un alcohólico, a una persona adicta al tabaco y a un ludópata. Asimismo, hay que hacerlo con una persona con problemas de sobrepeso por qué, aunque creas que la comida esta rica y la disfrutas no es así, tiene una adicción la cual no es sana y hay que tratar este tipo de ‘adicción’.

Os contare mi experiencia personal desde mi punto de vista, pero no consumiendo, ya que deje de comer en este tipo de establecimientos, -no como carne- pero acompaño a mis amigas y sí que puedo ver esa ‘adicción’. Siempre hay gente, en la cual es más márquetin que cola, ya que hay carteles gigantes enseñando lo rebajado, folletos pidiéndote que te descargues la app para ofertas, cupones 2x1, pero ninguno diciéndote sus calorías o grasas.

A la hora de pedir te atienden rapidísimo, de ahí el nombre (comida rápida), pero vemos mucha asistencia por parte de los trabajadores (por lo que creo que será una de las principales normas de su trabajo), siempre te preguntan si quieres la más grande que es mejor y es poca diferencia de precio. Lo que la gente se decanta por ello. He visto a más de una amiga pidiéndonos dinero al grupo con deseperación ya que, “necesito la más grande, está más buena, tampoco es tanta la diferencia”. Lo que más me sorprende es que venden “el más grande está más bueno”, haciéndote gastar más dinero.

Mientras esperas puedes ver la elaboración del producto, también observas las medidas higiénicas, porque he visto a más de un trabajador sin guantes.

He visto gente pidiéndose hasta 4 whoppers, y mientras era vitoreado por sus amigos sin preocupación, “jajá que crack, comerte todo eso”. También he visto a muchos infantes gritar y llorar, porque no les había tocado el reclamo que traía la caja que querían y los padres han tenido que comprar otro menú solo por el muñeco, la verdad…, es increíble a lo que llegamos. En fin… Lamentablemente, hay personas que anteponen unas hamburguesas edulcoradas a su propia salud, por eso no hay que mirar a otro lado.

Mi conclusión es que, debemos no frecuentar tanto a este tipo de establecimientos, mejorar nuestra dieta, más verdura y menos grasas, realizar 30 minutos de actividades físicas diarias. Esto se llama calidad de vida. Mejor que se afecten sus empresas que nuestra salud.

Comentarios
Una dieta suicida
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW