“Los niños víctimas de la guerra”

iStock
iStock

¿Salir a jugar a la calle, algo sencillo verdad? ¿Quién de niño no lo ha hecho? Ustedes si lo han hecho, ¿es cierto? Armar una pelota de trapo y patear, compartir juegos como la rayuela, jugar a las escondidas, como se les llama aquí en la República Oriental del Uruguay. Algo tan sencillo como eso que ustedes hicieron, que muchos hicieron, que yo hice, pero que hoy por hoy, no lo pueden hacer miles de niños cada día en todo el mundo, ¿porque?, porque en muchos países hay guerras, y los niños, los más pequeños, son las víctimas más inocentes de las guerras.

Los conflictos bélicos siempre nos dejan muchas imágenes tristes. Bebés, niños, familias enteras, imágenes que nos desgarran el corazón. Imágenes a las que parece nos estemos acostumbrando, pero que no podemos cerrar los ojos ante esta cruda realidad. Porque, también hay imágenes desconocidas, que no nos llegan, de las que se desconocen datos, y esas son las de niños perdidos, de niños fallecidos, con cifras inciertas, pero demasiado elevadas. Se estima que en los últimos diez años han perdido la vida en conflictos bélicos más de un millón de niños, unos por ser objetivos civiles y otros muertos en combate como niños soldado.

Y alguna vez ustedes pensaron señores, en esas cifras si hablamos de niños heridos o discapacitados, niños que sufren enfermedades por culpa de esas guerras, malnutrición, violencia sexual o niños que pierden su hogar, a sus padres, pierden una educación, pierden de jugar, pierden su inocencia... Y es que los niños son los más perjudicados, los más vulnerables, un objetivo fácil y de los que no todos toman conciencia cuando inician este tipo de conflictos, donde los más inocentes son los habitantes.

Una vez leí un artículo de Eva Paris, de las diferentes formas que los niños pueden ser víctimas de la guerra. Se los comparto para tomar conciencia.

Los niños víctimas de la guerra pueden serlo por:

  • Víctimas civiles: cuando las escuelas e incluso hospitales son objetivos de las fuerzas armadas en conflictos bélicos.
  •  Niños soldados, menores de dieciocho años que son miembros de fuerzas gubernamentales armadas o de un grupo armado regular o irregular.
  • Niños desplazados, separados de sus padres o de las personas responsables al cargo.
  • Huérfanos tras la muerte de sus padres.
  • Niños heridos o discapacitados, mutilados a causa de las atrocidades que han tenido que vivir.
  • Niños encarcelados, por razones diversas (en la mayoría de casos son resultado de la asociación de los niños con fuerzas armadas de un Estado).
  • Niños explotados, por explotación sexual y trabajos forzados. La violencia sexual se incrementa considerablemente durante los períodos de conflictos.

Muchas son las formas de violencia y en cualquiera de los casos es inaceptable.

Tuve la oportunidad de haber estado algunas veces en Vietnam y Camboya, créanme que lo vi con mis propios ojos, niños mutilados, niños sin familia, niños a los que le quitaron las ilusiones, nadie me lo conto, lo viví en carne propia. Y créanme que desgarra no solo el corazón, desgarra el alma.

Pido la mediación de las organizaciones internacionales, que se cumpla la protección de las leyes entre países y, sobre todo, pido un poquito más de sentido común, mas dialogo, mas humanidad y con eso ojalá podamos tener como resultado menos guerras y más protección a los niños.

No quiero ver más imágenes de niños víctimas inocentes de las guerras, quiero en un mundo próximo, que no haga falta recordar el sufrimiento de miles de familias, la injusticia y la violencia extrema que sufren y que sin duda les marcarán para siempre…, eso sí…, si logran sobrevivir.

Comentarios
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW