Érase una vez, un Ayuntamiento animalista de mentira

Érase una vez un miércoles al mediodía, de cualquier día del mes de julio, una ciudadana residente frente a la Lonja de Pescadores vio un aleteo entre las enredaderas que cubren el muro, y descubrió una cría de gaviota (animal protegido), que se había quedado atrapada y no conseguía salir (ni se sabe desde cuándo estaba en esas condiciones).

Esta ciudadana procedió tal como siempre se ha vendido desde las instituciones de la Ciudad que debe realizarse el protocolo para la retirada de un animal vivo, es decir, llamar al 112 para que dieran el aviso. Desde allí le dijeron que la empresa adjudicataria, Ecoservicios Ceuta, no prestaba servicios por la tarde, y que mejor llamara al día siguiente a las nueve.

Metidos ya en el jueves, y a la hora indicada, volvió a llamar al 112, haciendo hincapié en que el animal llevaba ya allí demasiado tiempo. Quedaron en dar el aviso.

Alrededor de las doce, y viendo que allí no aparecía nadie, se contactó con una voluntaria, una de esas que siempre está sin importar si hace frío, calor, si llueve, si es de día o de noche…, una de esas que de verdad ama los animales, una de esas que hace todo eso sin cobrar…. Ella con toda su buena voluntad, y esperando ayuda del personal de la entrada de la Lonja explicó el caso a un trabajador, y cuál no fue su sorpresa (y la de todos los que ya estábamos pendientes del tema), cuando este señor no le permitió el acceso para liberar al animal, porque, al parecer “allí no se entraba sin permiso de la Autoridad Portuaria”. Y aún, nos encontramos una sorpresa mayor cuando al personarse los trabajadores de Ecoservicios, también les prohibió el paso, al parecer con muy malos modos. La cría de gaviota aún estaba viva. Pobrecita, no sabe lo cerca que estuvo de ser salvada, y cómo no pudo sobrevivir por culpa de alguien que, ni con el más mínimo sentido de la diligencia, hizo una llamada para solicitar el paso a sus salvadores. Enhorabuena por ser tan resolutivo caballero….

En este punto me paro y hago una reflexión: Deberían poner a esta persona a vigilar por las noches, que seguro que no se colaba en las instalaciones de la Lonja ni uno de los que sabemos que toman aquello como el patio de su casa un día sí y otro también.

A ésta que escribe, saben quiénes me conocen que me cuesta la misma vida pedir favores, pero no se me iba de la cabeza la imagen de ese pobre animal atrapado, pasando sed y hambre, a pleno sol, agotado de intentar liberarse y con su madre sin separarse de dónde estaba, así es, que no me quedó otra que tirar de contactos y de compañeros que respondieron de inmediato, consiguiendo que se permitiera el acceso de Ecoservicios Ceuta a la Lonja.

Por la tarde, llamé al 112, y les pedí que por favor dieran aviso cuanto antes a la empresa porque esta vez sí iban a poder entrar. A las seis (hora y media después) contacté otra vez con mi amiga y voluntaria, porque de nuevo allí no apareció nadie, así es que esta vez, fue ella quien directamente llamó a la adjudicataria del servicio de recogida, desde donde le informaron que hasta las 08.00 del día siguiente, no iban a poder ir. Mentira….

El viernes, después de dos días de llamadas, de angustia, y de ver cómo el animalito cada vez se movía menos, aún he tenido que volver a tirar de contactos para que fueran al rescate. Pasadas las once, y en 5 minutos, la ciudadana que dio la voz de alarma ha visto como retiraban el cadáver de la cría de gaviota…. ¡¡5 minutos!! Que alguien me lo explique…. !!!Dos días dejando agonizar a un animal que podía haberse salvado en 5 minutos!!!

A los que piensen que sólo es un bicho, les pido, si es que tienen la capacidad de algo que se llama empatía, entiendan que a una gaviota también le duele una herida, también pasa sed y hambre, también pasa miedo. Esos sentimientos no son exclusividad del ser humano.

¿Pueden ustedes ser capaces de entenderlo? Son una especie protegida, por algo será….

Siempre he dicho que no se puede dejar el destino de los animales urbanos en manos de personas a las que, en el mejor de los casos, les da igual el destino de estos seres, y en el peor, incluso los detestan, pero…, ‘poderoso caballero es don Dinero’ (Quevedo), como siempre.

Así es que, señores del Gobierno de la Ciudad responsables de estos animales, sus acólitos y empresas que se están lucrando con el tema, tengan al menos la honradez de no ponerse medallitas, y no ensucien la palabra ANIMALISTA, porque es mentira, ustedes no aman a los animales, si no, esa cría de gaviota seguiría viva.

Comentarios
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW