El Partido Popular es un valor seguro

El Partido Popular es un valor seguro

Nunca una aseveración como esta ha estado repleta de solvencia y razones. Debemos dejar claro que hemos  contraído un contrato público, moral y leal con la ciudadanía y con todas aquellas personas que decidan volver a depositar su confianza en el Partido Popular. Todos han de saber que somos una fuerza fiable, que vamos a luchar por defender los intereses de toda la ciudadanía y que no vamos a consentir que nadie, utilice las instituciones para hacer una política partidista, ni para negociar con aquellos que han decidido, por encima de todo, terminar con la unidad de nuestro país.

Hay que hacer memoria y reconocer las mentiras que el Partido Socialista y su principal cabecilla, Pedro Sánchez, han ido utilizando para decorar su acción política estos nueve meses de gobierno  traidor.

Después de la moción de censura, consensuada con aquellas fuerzas que quieren romper nuestro país, y con aquellos, no sabemos porque siempre caen de pie, pongan el pie donde lo pongan; unas veces más a la derecha, otras más a la izquierda, eso es lo que tiene ser del grupo Ciudadanos; lo llevan en el ADN, el señor Pedro Sánchez, engañó a sus propios socios de moción de censura, cuando no convocó las elecciones a las que se habían obligado si echaban al Partido Popular del Gobierno. Pero ahora todos sabemos que esas hipotéticas elecciones después de la moción de censura, que nunca se celebraron, estaban mediatizadas por su principal grupo de apoyo, por los independentistas, que sabían que con otro más que posible  gobierno del  Partido Popular, sus pretensiones jamás llegarían a buen puerto.

El PSOE y el Señor Sánchez inició su andadura política con un presupuesto del Partido Popular, que no había apoyado porque no era bueno para España, pero eso sí, para gobernar él y cambiar de colchón, era un presupuesto tan necesario como necesaria su deseosa voluntad de residir en Moncloa, cuanto más tiempo mejor.

Con ese presupuesto del Partido Popular, que tanto han criticado, le subieron las pensiones a nuestros mayores, ampliaron las semanas del permiso de paternidad, aumentaron el sueldo a los funcionarios, aprobaron la equiparación salarial, la jubilación anticipada de policías locales,  y les faltó decir que todo esto eran acciones que con mucho trabajo y consenso habían dejado plasmado en los presupuestos del 2018 el Partido Popular.

Pero llegó el momento de hacer un presupuesto propio, con muchos guiños a quienes no quieren una España unida, y presto y rápido con su vicepresidente en la sombra, el señor Iglesias, se lo presentaron a los independentistas en la propia cárcel, pues no sólo necesitaban su beneplácito, también sus votos en el Congreso.

​Todos los españoles descubrimos las artimañas que había utilizado Pedro Sánchez con el independentismo.  Toda España descubrió las 21 exigencias del independentismo que el señor Pedro Sánchez ocultaba y que debía cumplir. El tan mencionado “Relator” puso de manifiesto que el Señor Sánchez y el PSOE  se habían vendido a los independentistas. Vista la trampa y descubierto el tramposo, vista la falta de apoyo en el Congreso a su presupuesto, visto el canto unánime de la ciudadanía en Colón al canto de “España no se vende”, no han tenido más remedio que convocar unas elecciones que como bien se sabe llegan con 9 meses de retraso.

No nos podemos fiar del Señor Sánchez, no nos podemos fiar de un Partido Socialista capaz de las peores artimañas para satisfacer intereses personales. Es hora de tomar partido por el Partido Popular, por quienes de verdad van a luchar por los intereses de toda la ciudadanía, con lealtad a las instituciones, con estricto cumplimiento de las leyes y con la firme voluntad de hacer un buen gobierno para todos los españoles.
 

Comentarios
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW