Borja Puig de la Bellacasa
Borja Puig de la Bellacasa

El señor Vivas, ¡presidente!, no para de asumir o, quizás, presumir de que las decisiones tomadas con respecto a la devolución de los menores a Marruecos son responsabilidad exclusivamente suya. Ya lo hizo en la comparecencia ante los medios hace unos días en nuestra ciudad y lo repitió ayer en Madrid. Pero en cuanto le aprietan un poco con respecto a estas responsabilidades, que parece no van a tener ningún tipo de consecuencia de índole política, instantáneamente alude a la coordinación necesaria con la Delegación del Gobierno en Ceuta, con el Ministerio del Interior y con el propio Gobierno de España. Mas eso sí, la decisión de pedir la activación del 2007 es solo suya. “¡Soy el único responsable!” verbaliza cada vez que puede, pero si las preguntas de los periodistas apuntan hacia la posibilidad de que esta decisión deba tener consecuencias políticas entonces habla de que no es cuestión de buscar culpables e inmediatamente saca a relucir la obligada coordinación con el Gobierno.

Algunas llamarían a esto echar balones fuera, otras: ¡poca vergüenza! y otras: déjese de patrañas que se ha saltado a la torera la legalidad nacional y por ende la internacional. Pues el Reglamento de la Ley de Extranjería que se han pasado por el forro (perdonen la grosería, pero no hay otra manera de definir lo que intencionadamente ha hecho el Gobierno de Vivas con el beneplácito de la parte socialista del Gobierno español) implica obviar la legislación española y la internacional junto con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Derechos de niños y niñas, porque simple y llanamente nuestra legislación parte de las internacionales y universales señaladas. Al pasar olímpicamente de cumplir lo que dice nuestra legislación se están violentando las demás.

Lo peor y más triste de la situación es que lo han hecho conociendo perfectamente lo que se estaba haciendo: la irregularidad, la ilegalidad cometida. Que al tratarse de menores representa una auténtica felonía.

Han tardado varios meses en buscar una solución para estos menores, varios meses. PP, Gobierno de Ceuta, y Delegación del Gobierno, Gobierno socialista de España. Y durante todos estos meses han trabajado sobre una única vía, precisamente la que era más ruin e ignoraba tanto el derecho, nacional e internacional, como la moral y la ética. Y siendo esto horrible, nos vuelve a indicar que la única hipótesis sobre la mesa, con el beneplácito de Sánchez, sigue siendo el acuerdo de 2007 con Marruecos.

Lo que ayer nos comunicó Vivas es que Sánchez le va a dar euritos para que se hagan los informes pertinentes individualizados y seguir deportando menores a medio y largo plazo.

A la espera de que esto suceda los menores seguirán en Ceuta en condiciones que no son las más adecuadas e incluso pueden resultar infrahumanas según palabras del propio Vivas al referirse a los acogidos en naves o en bien a los que deambulan por las calles. ¡Pero están anteponiendo el bienestar del menor por encima de cualquier otra cosa! ¡Hipocresía y falta de vergüenza!

Por otro lado, no paramos de escuchar arengas xenófobas por parte de los espectros de la política cavernaria de la derecha más reaccionaria sobre el peligro público que representan estos chavales que malviven en las calles ceutíes.

El señor Vivas, con la inestimable ayuda de la parte socialista del Gobierno de España, ha conseguido crear la piedra filosofal del odio universal. Una proeza así solo podía tener lugar en Ceuta bajo el mandato del señor Vivas. Una conjunción astral única, que, como el cometa Halley, solo puede presagiar desgracias.

En lugar de intentar activar un acuerdo de solidaridad entre las distintas comunidades autónomas para resolver el problema con respecto a la legalidad y los DDHH a la par que conseguir mayor celeridad en su resolución, prefiere y apuesta, ¡cuánto le gustan las apuestas!, por el acuerdo de 2007 con Marruecos.

Con esto, entre otras cosas, obliga a la Dirección Provincial de Educación a aclarar, ¿cómo van a escolarizar a estos muchachos y muchachas? En rueda de prensa la Directora Provincial y la Delegada del Gobierno confirmaron la existencia de un plan de actuación que garantice un derecho universal de los menores como es la educación. Que no debiera sustentarse en la segregación sino en la integración. Estaremos atentas para ver cómo se actúa.

En definitiva, ayer el señor Vivas, armado caballero en La Moncloa por Pedro Sánchez, enarboló su flamígera espada de la deportación de menores a Marruecos en lugar de solicitar firmemente que se ejecute el principio de solidaridad que aparece recogido en la Constitución española y en el sentido común de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad y empatía.

Da la sensación de que el señor Vivas está deseando dejar la política activa, pero sin dejar de controlar el PP ceutí, tal vez esto forme parte de su plan para conseguirlo o tal vez sea más de lo mismo: lo que lleva demostrando durante dos décadas pero que ahora, al no tener mayoría absoluta, es enormemente manifiesto.

“La derecha tiene razón cuando se identifica a sí misma con la tranquilidad y el orden: es el orden, en efecto, de la cotidiana humillación de las mayorías, pero orden al fin: la tranquilidad de que la injusticia siga siendo injusta y el hambre hambrienta.” Eduardo Galeano.

Y en Ceuta cuesta cada día más diferenciar al partido socialista del PP. ¿Será porque gobiernan juntos o porque sus líderes tienen intereses e ideales comunes?

 

                                                                       

Comentarios
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW