Ramírez, no somos idiotas, tenemos paciencia

Consejero de Fomento, Alejandro Ramírez
Consejero de Fomento, Alejandro Ramírez

Con el máximo respeto Sr. Ramírez, las 150 familias de la castigada barriada Juan XXIII le pedimos que no se ría más de nosotros, usted en el Pleno de la Ciudad puede decir lo que más le convenga según el momento, como se suele decir, le va en el puesto, pero a nosotros ya no nos puede mentir más.

En el mes de mayo pasado en reunión con personas pertenecientes a la Consejería nos aseguró que, en una semana todo quedaba solucionado, en el mes de junio, del año pasado, por medio de un comunicado de la Consejería, nos informan que en agosto se iniciarían los trabajos, con posterioridad en noviembre en declaraciones a la prensa manifiesta: “ya hemos remitido a TRAGSA los planos del modificado”, en el mes de febrero de este año, en las dependencias de la Consejería se nos muestra el nuevo proyecto una vez modificado, totalmente terminado, cuyos documentos ya habían sido enviados con anterioridad a TRAGSA estando a la espera de su devolución.

Durante la dura penitencia de 41 meses que llevamos soportando las 150 familias de la barriada Juan XXIII, han sido múltiples las reuniones que hemos efectuado en la consejería solicitando información sobre la paralización de la obra, con usted y con los consejeros anteriores, las repuestas recibidas nunca han sido coincidentes lo que es una muestra palpable de la poca veracidad de las mismas pero lo que es el colmo de la incredulidad es la justificación que usted pretende hacer de la aparición del talud, quiero decirle que las incidencias de “Filomena” se producen en enero 2021, cuando habían transcurridos 27 meses de la demolición de las instalaciones existentes (club social y pista deportiva) y 21 meses de su paralización creo que los vecinos nos merecemos un poco más de seriedad y no tirar balones fuera usando termino futbolístico o patada a seguir en el de rugby, como se puede justificar que habiendo admitido los servicios técnicos de la consejería que tanto el modificado como el proyecto definitivo están totalmente terminados, no tenga la capacidad suficiente para fijar la fecha de la iniciación de los trabajos, los vecinos lo único que queremos es saber por ser un derecho que nos asiste, es la fecha de inicio y no de la finalización y  no más  justificaciones infantiles.

¿Qué motivos existen para que TRAGSA pueda mantener un comportamiento tan poco colaborador que tanto daño hace a toda una barriada?

¿Qué motivos existen para que nuestro Gobierno se deje manipular con tanta facilidad por un contratista, tenga el rango que tenga?

Los vecinos de la barriada Juan XXIII tenemos paciencia, pero no somos idiotas.

 

Comentarios
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW