La comunidad israelita presenta el cartel de Janucá

La Janucá o Hanouka, también conocida como la Fiesta de las Luces o Luminarias.

La comunidad israelita presenta el cartel de Janucá

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y el vicepresidente segundo y consejero de Cultura, Carlos Rontomé, han asistido hoy a la presentación del cartel conmemorativo de Janucá.

En esta presentación, la cual ha tenido lugar en el Salón del Trono del Palacio de la Asamblea, han estado presentes miembros de la comunidad como, el rabino Jacob Levy, la directora general de Sanidad y Consumo, Rebeca Benarroch, así como la asesora delegada de Cultura, Adela Nieto.

Janucá es la festividad que la comunidad israelita que se celebrará el próximo martes, día 30, a las 20.00 horas en la plaza Nelson Mandela.


La Janucá o Hanouka, también conocida como la Fiesta de las Luces o Luminarias


El candelabro de 9 brazos, uno central auxiliar y 4 a cada lado, llamado Hanuká o Janukiá se utiliza en todo el mundo en la Fiesta de las Luces. Dicho candelabro simboliza los 8 días tras la conquista del Templo de Salomón en los que la luz sagrada resistió alumbrando con poquísimo aceite. Asimismo, el candelabro de siete brazos representa la creación del Mundo.

Como sabemos, la festividad de Janucá conmemora un milagro. Tras la reconquista del Templo Sagrado de Jerusalén por parte de los macabeos, que había sido profanado por los griegos, los sacerdotes encuentran una pequeña vasija sellada con aceite consagrado en su interior, aceite destinado a mantener encendida la llama eterna. Contenía la cantidad de aceite que solo debía durar un día. El milagro se produjo: la llama se mantuvo encendida durante ocho días, tiempo que se tardaba en elaborar y consagrar un nuevo aceite.

Durante cerca de 2000 años, generación tras generación, por estas mismas fechas en los hogares judíos se ha repetido este ritual. Pero no solo éste: nuestros antepasados han mantenido sus costumbres, que, muchas veces oralmente, han transmitido a sus hijos y nietos generación tras generación, y la mayor parte de las veces en condiciones nada fáciles.

El rey Felipe VI, en un acto público, honró la Ley que permite obtener la nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados de España por sus antepasados en 1492. Esta Ley permite ser españoles de derecho (de corazón lo fueron siempre) a los judíos sefardíes del siglo XXI. Sefardíes que, como sus abuelos a lo largo de 5 siglos, no olvidaron y supieron transmitir a sus descendientes no solo su amor por España (Sefarad), sino, y no menos importante, su gastronomía, costumbres, canciones de cuna, poesías, cancionero, y todo lo que significa cultura. Sin olvidar la lengua, el español del medioevo, conservada como preciado tesoro, y hablada por multitud de sefardíes a lo largo y ancho del mundo: Desde Israel a Venezuela, desde Australia a Turquía, desde Francia a Canadá.

Y todo esto durante 500 años, lejos de su tierra, a menudo en condiciones hostiles, y en medio de colectivos que nada tenían que ver con su cultura sefardí.

En resumen, los antepasados, judíos españoles, mantuvieron encendida una llama, la de su españolidad, que ha iluminado 5 siglos de oscuridad y ha llegado a nuestros días, en contra de toda lógica, en contra de toda razón. Igual que sucedió con aquella pequeña cantidad de aceite que iluminó el Sagrado Templo. Definitivamente sí: Existen los milagros.

Comentarios
La comunidad israelita presenta el cartel de Janucá
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW